Juegos sin reglas

Juegos sin reglas

Querer vivir sin ley, sin principios, sin moralidad nos lleva a una vida decadente.

Pro 1.7 El principio de la sabiduría es el temor a Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.

¿Qué sería el juego de ajedrez si todas las piezas se moverían al antojo del jugador?

¿Qué ocurriría si se jugaría al futbol sin delimitaciones de terreno o peso de pilotas?

Sal 1.1-2 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado; sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche.

Todos soñamos vivir en un mundo donde reina la paz y la armonía entre los hombres y los animales. Dios nos ofrece este mundo en los diez mandamientos.

Ex 20.1-17 o Dt 5.7-21 Diez mandamientos para cambiar un mundo. Para recrearnos en un mundo maravilloso.

1 No tendrás dioses ajenos delante de mí. Uno de los dos debe reinar o tu voluntad o la mía.

No te harás imagen de lo que está arriba en los cielos. No te puedes imaginar el poder de Dios, ni su amor, ni…

2 No te inclinarás a ellas ni las servirás. Cada vez que pecas te inclinas a tu debilidad y te encadenas a ella.

3 No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano. No le atribuyes fácilmente obras que Él no ha cometido.

4 Guardarás el día de reposo para santificarlo. Acuérdate que fuiste esclavo de tus pasiones.

5 Honra a tu Padre y a tu madre. Es un mandamiento con promesa que merece más de una meditación.

6, 7, 8, 9, 10 No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no mentiras, no codiciarás. Son mandamiento que se refieren al carácter de las personas. Carácter con el cual hacemos de este mundo lo que es. No sólo amargamos las vidas de los demás. Sino que por nuestro propio egoísmo destrocemos esta bonita tierra.

 

Imaginémonos este mundo que guardaría estos estatutos y decretos y que los pondría por obra. ¡Un paraíso!

Hoy en día el hombre ha llegado a ser su propio centro. Quiere librarse de la moral cristiana y buscar saciar todas sus codicias e impulsos: deseo sexual desordenado, gusto insensato de poder, excesivo amor al dinero, etc.

Lo que ayer era reprensible, hoy es tolerable y quizá mañana sea legalizado.

 

Si la palabra de Dios forma nuestros pensamientos, seremos “la sal de la tierra” (la sal combate la corrupción) en medio de una civilización decadente.

 

En esta noche de vigilia. Estamos buscando a deshacernos de todos estos pensamientos que nos aleja de la santidad que Dios nos pide de buscar. Adora al Señor con todo tu corazón. Reconoce y declárale tu pecado. Da le las gracias por sus grandes misericordias y haz pacto de amor con Él para que puedas vivir su paraíso en tu vida. Entra en su juego siguiendo sus reglas.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Bosquejo - predicas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s