Desarrollando lo que está dentro de ti

Desarrollando lo que ya está dentro de ti


“BENDITO SEA EL DIOS… QUE NOS BENDIJO CON TODA BENDICIÓN ESPIRITUAL…” (Efesios 1:3)

Cuando cometemos un error o estamos en apuros, Dios no salta de su trono y dice: “Juan tiene problemas y María se ha metido en un lío; ¡será mejor que haga algo!”. No, Él ya ha puesto dentro de nosotros todo lo necesario para poder manejar la situación y superarla. Madurar en Cristo es simplemente el proceso por el cuál aprendemos a exteriorizar lo que el Señor ya ha hecho en nuestro interior.

Piensa en un bebé en el vientre de su madre. Desde la concepción, ya tiene los genes, los cromosomas y las características necesarios. De igual modo, cuando naces de nuevo en la familia de Dios, no recibes una o dos bendiciones espirituales sino “…toda bendición espiritual…” (Efesios 1:3b).

Como un recién nacido en Cristo, empiezas sin saber quien eres ni lo que tienes; es labor del Espíritu Santo revelártelo.

Cuando atraviesas una crisis, no necesitas buscar fuera la fe, la gracia, las fuerzas o cualquier otra cosa. Ya las tienes en tu interior; ¡aprende a usarlas!

Adicionalmente, no necesitas ir a buscar a alguien con más autoridad para que ore por ti. El Señor quiere llevarte a una nueva experiencia en la que puedas imponer las manos sobre ti mismo, ministrar tus propias necesidades, apaciguar tu propio espíritu y ordenar calma en tu propia casa. Y esto va a suceder en el momento en que reconozcas y actives las bendiciones espirituales que Él ya ha puesto en tu interior.
Por Bob y Debbie Gass, 
con la colaboración de Ruth Gass Halliday 
    "Por amor de Sion no callaré y por amor de Jerusalén no 
descansaré… hasta que restablezca a Jerusalén y la ponga por 
alabanza en la Tierra…"  (Isaías 62:1,7)
———— ——— ——— ——— ——— —
¿Qué te parece si aconsejas a tus amigos mandar un e-mail a

para que ellos también "disfruten" de estas "vitaminas" diarias? Estimado amigo/a:
Si lo desea, puede obtener una versión trimestral impresa, escribiendo a
la dirección abajo indicada o haciéndonoslo saber por e-mail a: 
Esta entrada fue publicada en Devocional. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s