Hermanos en la fe

Hermanos en la fe

A todos los padres nos gusta reunir a toda nuestra familia. Cada domingo por la tarde, nos encontrábamos con toda mi familia en casa de mis abuelos. ¡Qué hermoso! La comida de la abuela, la monedita de mi tío, los juegos con mis primos y primas. ¡Cuántos recuerdos maravillosos! Adán, en su paraíso debía vivir algo así. Hasta que peco y llevo la maldición en su hogar y en su familia. El primer homicidio fue también el primer fratricidio. Satanás tiene la virtud de engañarnos para que destruyamos la felicidad que Dios quiere que vivamos. Desde Caín las familias se separan por un sí o por un no.

Abraham y Lot se separaron por un poco de tierra (Ge 13). Si juega y ganas a la lotería puedes perder tu familia.

Jacob tuvo que huir de Esaú por su deshonestidad. (Ge 27.41 SS) La plata y el poder es el nervio de las guerras.

José fue vendido como esclavo por sus hermanos. (Ge 37) La falta de tolerancia a la diferencia por la codicia.

Jesús también tenía problemas con sus hermanos. (Mr 3.21 con Mr 3.31-35)

Motivos:

La enseñanza de Jesús no se parecía en nada a la religión tradicional. Así que la admiración y el reconocimiento que recibía fueron motivos para que sea rechazado por los suyos.  (Jn 7.1-10) Incredulidad de los hermanos de Jesús.

Hoy día, muchos hermanos son rechazados por sus familiares y tachados de loco por ser seguidores de Cristo.

Si hemos nacido de nuevo, también nosotros somos envidiados por los no cristianos. Porque si estamos realmente en Cristo; nuestra economía mejorará.  (Dejando los vicios, la ostentación, el superfluo).  

Nuestras relaciones con nuestros esposos e hijos serán envidiables. (Menos pelea, respeto mutuo, amor eterno).

Nuestra alegría, será codiciada por los de nuestro entorno. (Sin comprar lotería somos felices. No nos lamentamos).

El que deja el alcohol en una familia de alcohólicos tendrá duras pruebas y problemas con su familia. 

Nunca debemos discutir con nuestros familiares por un antagonismo doctrinal. (Por conversión de confesión).

Más bien, si no tienen la luz,  debemos enseñarles más amor. Satanás, es el destructor, no permitáis  que logre arruinar su familia. (No se preocupe nadie es profeta en su casa).

 

2º Jesús era considerado un fanático religioso, no como un creyente moderado. (Dejo la carpintería, etc.).

Hoy día, los cristianos tienen miedo de ser tachados por su entorno y prefieren agradar a los hombres, antes que a Dios y abandonan la fe. Otros, a lo contrario, discuten, pelean para demostrar que tienen la razón y al fin son rechazados por los suyos. Jesús advirtió que él sería causa de división. Así que debemos ser prudentes, reuniéndonos con nuestros familiares y vecinos, utilizando más que el legalismo,  el amor de Jesús para unirnos. El propósito de la iglesia es unir y restaurar las familias destruidas por Satanás.

 

3º Los familiares de un nuevo creyente tienen miedo de lo desconocido; critican, avasallan, sojuzgan al pobre convertido. (Mr 3.21) Temían por la vida de Jesús. Acababan de degollar a su primo Juan y Jesús con su doctrina andaba hacia una muerte segura.  Vinieron los suyos para prenderle porque decían: Esta fuera de sí.

Los parientes de hoy temen perder un familiar en una secta. Temen perder unas noches locas en locales nocturnos. Temen que la religión cierre puertas a una vida desenfrenada. Temen tener un ángel de la guardia que les de la paliza en todo momento con unos sermones sin fin, cuando a lo contrario la iglesia enseña al creyente a valorar la familia.

 

Muchos llegan a la iglesia con una familia destruida y a menudo difícil de reconciliar por falta de perdón.

Jesús nos enseña cuanto debemos esforzarnos en perdonar y la iglesia es un reflejo de nuestra familia.

Mt 18.15-22 Como se debe perdonar a su hermano. 1º repréndelo a solas. 2º con testigos. 3º Tenle por gentil. Eso no quiere decir que debemos separarnos de él. Sino convertirlo a Cristo, como si sería un inconfeso. ¿Cuántas veces perdonaré? Pedro pedía una ley  Jesús y Jesús le hablo de amor. Hasta 70 X 7

La importancia del amor se mide en la ofrenda del perdón. (1Co 13.4-7)

Mt 5.23, 24 Jesús dijo: Cualquiera que se enoje  contra su hermano será culpable de juicio.

Jesús es la solución de nuestros problemas. Jesús nos quiere enseñar a amar para que podamos aprender a perdonar. Llega navidad, una mesa es siempre un buen lugar para consolidar la hermandad. Hermanos, si tenemos fe en el juicio final, debemos aprender a perdonar y buscar a ser perdonados.

(Hch 1.14) Perseveraban unánimes en oraciones y ruego, con María la madre de Jesús y con sus hermanos.

Al ver a Jesús resucitado sus hermanos creyeron en Él. Haga resucitar el Espíritu de Dios en su vida. Reconcíliese con su hermano/a.

 

Bosquejo del pastor René.

Esta entrada fue publicada en Bosquejo - predicas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s