Murmurar, chismear te puede costar la vida.

Murmurar, chismear te puede costar la vida

En toda la diversidad de la creación, el ser humano es único en su género por su forma de comunicación. El hablar.

 Con el hablar podemos transferirnos informaciones valiosas. Podemos tener unas conversaciones educativas y enriquecedoras que nos serán valiosas para toda la vida. Dios nos dio el hablar porque Él quiso siempre comunicarse con su creatura. (Ge 1.27 y 28) Adán en el jardín de Edén después de haber fallado a su Padre se escondió de Él y a partir de allí se corto la comunicación con Dios. Sólo unos cuantos privilegiados y  los profetas, han recibidos una información directa de parte de Dios y pudieron comunicarse con Él. El hombre sabe que Dios está en el cielo. Unas de las características de la especie humana es que es un adorador.

El hombre desea comunicarse con Dios, pero a menudo no desea respetar las reglas de comunicación que Dios ha establecido. Cuando el hombre quiso llegar hasta Dios construyendo “La torre de babel” (Ge 11) Dios confundió sus lenguas. Hoy, Dios confunde el entendimiento de los sabios  que estudian  a acerca de Él con el entendimiento y no con el corazón. Tantas religiones, tantos caminos, una torre tan alta. Muchos desisten ante mismo de intentar acercarse a Dios con el amor. Sin embargo, Dios desea que estemos en comunicación con Él. Sabemos que Dios es Santo y Él requiere de nosotros santidad para darnos información valiosa en cuanto a nuestra vida futura. “La vida después de la muerte”. No nos exige ser “perfecto” antes de invitarnos en una relación íntima con Él. Pero si, cuando hemos acepto la invitación a una relación en fe con Él. (Aclaro la idea).

Y la evidencia más palpable de haber creído que un día nos encontraríamos con Él, es que empezamos a hablar nuevas lenguas. (Mr 16.16-18) De una forma distinta. Es decir; Con gozo, paz, alegría, con fe positiva, esperanza y incluso hablando cosas de Dios que nosotros mismos no entendemos. 

 

Leamos la visión y el llamamiento de Isaías en Isaías 6.4-7(Página 518)

1º/ Isaías reconoció que era un mal hablador y que vivía en medio de un pueblo grosero.

2º/ Isaías declara él mismo el castigo que merece tal actitud. “Soy hombre muerto” Porque he visto es decir me he acercado a Dios siendo impuros. No por actos, ni materias, sino por el corazón.

Lc 6.45 El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre de malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.

Pro 10.32 Los labios del justo saben hablar lo que agrada; Mas la boca de los impíos habla perversidades.

Mt 5 Jesús y la ira (Cualquiera que digo tonto…). Jesús y los juramentos (Tu si será si).

 

Un día hermano/a como Isaías serás juzgado/a por lo que habrás dicho en tu vida si no te arrepientes.

 

3º/ Un serafín limpio con carbón los labios de Isaías para que no muera por su pecado.

Hoy, debes arrepentirte de haber usado mal tus labios, sean; Mentiras, murmuración, blasfemias, etc.

Hoy es el día de tu juicio. (Imagínatelo, visualiza tu propio juicio). Sepa que  Dios te perdonará; si pides perdón por tu mal hablar y si te decides a aprender a abandonar el mal uso del mal hablar.

Él entrego su propio hijo a morir en la cruz por ti. Él puede exigir de ti esté esfuerzo.

 

No debes tomar a mal esta palabra hermano/a es un privilegio para cada uno que os enseñe la voluntad de Dios. Es como si deberías pasar por un examen y que os estaría dando las preguntas y las respuestas.

Escucha, entienda y practique la voluntad de Dios.

Os 14.2 Y te ofreceremos la ofrenda de nuestros labios. Oseas exhorta al pueblo pactar con Dios.

Sof 3.9 En aquel tiempo volveré yo a los pueblos pureza de labios, para que todos invoquen el nombre de Jehová, para que le sirvan de común consentimiento. (Jopé expresión de extrañeza, sorpresa,  disgusto…)

Pro 10.19 En las muchas palabras no falta pecado; Mas el que refrena su lengua es prudente.

Pro 26.20 Sin leña se apaga el fuego, y donde no hay chismoso, cesa la contienda.

Un chisme es una noticia o comentario con los que se pretende murmurar de alguien o enemistar a una persona con otras. Y murmurar es hablar mal de alguien si no está presente.

Si piensas decir a alguien. Te voy a decir algo de esté pero no lo diga a nadie. NO LO DIGA.

Te voy a decir algo. Pero que no lo sepa nadie. Y no diga que te le he dicho yo. Eso es chismear.

Si crees que tu conversación puede afectar a alguien, pues, no la tenga. Dígale no al chisme.

Pro 11.12 y 13 El que carece de entendimiento menosprecia a su prójimo; Mas el hombre prudente calla.

Pro 12.18 Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; Mas la lengua de los sabios es medicina.

 

En casa, lea y medite por favor, en el libro de los proverbios  los capítulos 10 a 12 y examine en profundidad en el libro de Santiago como él nos exhorta a hacer buen uso de la lengua.

Stg 1.26; Si alguno se cree religioso entre vosotros, pero no sabe poner freno a su lengua, se engaña a sí mismo y su religión no sirve para nada.

 

El dominar nuestra lengua va a ser una batalla que durará toda nuestra vida.

En estas fiestas de navidad que se aproximan tendréis muchas oportunidades de refrenar vuestras lenguas.

 

La navidad es nuestra fiesta. Nuestro mayor regalo es; vida eterna en Jesucristo.

Declaramos en la navidad nuestro conocimiento de la vida después de la muerte y declaramos estar consciente que habrá un juicio final.

 

Meditad sobre unos temas de conversaciones que os serán edificantes.

Procurad no hablar “Burreras”, “tontería”. No se trata de hacer pasar el tiempo. Si no de edificarnos en este tiempo familiar.

Aprendamos a no murmurar, a no juzgar, ni chismear.

Dios no nos dio el hablar para que hagamos tal uso de ella. Si no, para que nos edifiquemos y que le adoremos.

Le ruego personalmente. Refrenar su lengua en mi presencia.

Por favor, dejad de ser groseros, vulgar, común en mi presencia.

No deseo escuchar vulgaridades. Amén.

Pensad que vuestras orejas no son un balde (cubo) a basura. AMÉN.

También, cada uno debe estar libre de escuchar lo que uno desea. Amén.

 

Para concluir; leemos en Efesios, en el capitulo cinco, del versículo quince al veinte. (Página 862)

Ef 5.15-20

V.15 Mirad como andéis.

V.16 Aprovechando bien el tiempo.

V.17 No seáis insensatos.

V.18 No os embriaguéis.

V.19 hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones.

 

Pidamos a Dios que nos dé de ser feliz en estas fiestas de navidad.

Que nos hagan entender, que según nuestro hablar, podremos pasar y hacer pasar a otros unas buenas fiestas o no.

Que la paz, la gracia y la sabiduría de nuestro gran Dios sea con todos vosotros.

 

 

Bosquejo del pastor René

Esta entrada fue publicada en Bosquejo - predicas. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Murmurar, chismear te puede costar la vida.

  1. caminando en la verdad de cristo dijo:

    dios te bendiga hermano soi de españa zaragoza gloria adios

  2. Rebe dijo:

    Pastor Dios le bendiga, me gustaria platicar con usted….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s